Menu
A+ A A-

No somos iguales: Una dieta para cada genotipo

  • Escrito por Platón

En 2005 investigadores de Colorado reunieron a dos grupos de mujeres con sobrepeso (BMI: 30-35 kg/m2) y las clasificaron de acuerdo a su sensibilidad insulínica. Los sujetos eran clasificados en el estudio como sensibles a la insulina (IS), si presentaban un nivel de insulina en ayunas de < 10 µU/mL, o como resistentes a la insulina si presentaban un nivel de insulina en ayunas de >15 µU/mL.

p752

 El objetivo del estudio era comparar la pérdida de peso tras 16 semanas (con un déficit calórico diario de 400 kcal) siguiendo dietas con diferente composición de macronutrientes. Las dos dietas de la investigación eran:

  • HC/LF (Alta en carbohidratos, baja en grasa): 60% CH, 20% grasa, 20% proteína.
  • LC/HF (Baja en carbohidratos, alta en grasa): 40% CH, 40% grasa, 20% proteína.

De modo que en total se formularon 4 condiciones distintas:

  1. Sensible a la insulina consumiendo dieta alta en carbohidratos y baja en grasas.
  2. Sensible a la insulina consumiendo dieta baja en carbohidratos y alta en grasas.
  3. Resistente a la insulina consumiendo dieta alta en carbohidratos y baja en grasas.
  4. Resistente a la insulina consumiendo dieta baja en carbohidratos y alta en grasas.

Tras 16 semanas de experimento, los investigadores registraron estos resultados:

p747

 Obes Res. (2005). Insulin Sensitivity Determines the Effectiveness of Dietary Macronutrient Composition on Weight Loss in Obese Women, Human Physiology, 13:703–709.

Primero las buenas noticias: todos los grupos perdieron peso. Y ahora, noticias incluso mejores: personalizando las características de la dieta de acuerdo a las respuestas fisiológicas individuales, podría ser posible mejorar substancialmente la pérdida de peso.

Entre los individuos con buena sensibilidad insulínica, la pérdida de peso fue casi el doble de efectiva al seguir la dieta alta en carbohidratos. Gozar de una buena sensibilidad insulínica es crítico si pretendes consumir una dieta rica en carbohidratos.

Pero estos datos no sugieren únicamente que la buena sensibilidad insulínica es crítica al consumir una dieta alta en carbohidratos, sino que además los individuos con buena sensibilidad insulínica responden mejor a la pérdida de peso comiendo más carbohidratos.

De modo análogo, los individuos con pobre sensibilidad insulínica (resistentes a la insulina) perdieron mucho más peso al seguir una dieta alta en grasas.

Sospecho que la pérdida de grasa hubiera sido incluso mayor en el grupo resistente a la insulina si los investigadores hubieran escogido un nivel más bajo todavía de carbohidratos. Sin embargo, en interés de realizar un estudio bien controlado, la ingesta de proteína necesitaba mantenerse constante.

Lo que esto sugiere es que si tienes una pobre regulación insulínica (una función parcialmente debida a tu genética, pero potencialmente también como resultado de tu estilo de vida) no deberías consumir una dieta alta en carbohidratos.

p746

Ambos resultados cobran perfecto sentido cuando examinamos la fisiología subyacente, pero de algún modo la necesidad de recomendaciones personalizadas para la dieta basadas en las configuraciones bioquímicas y fisiológicas individuales, sigue siendo un concepto ajeno al campo de la nutrición.

Este estudio es sólo otra evidencia de que las recomendaciones para la pérdida de peso basadas únicamente en el recuento de calorías son de eficacia limitada. Claramente, debemos considerar las respuestas endocrinas y metabólicas concreta hacia alimentos particulares.

Profundizando en las consecuencias

Los hallazgos como este revelan la teoría de los somatotipos como extremadamente simplista. Recuerda que todos los individuos de este estudio presentaban BMIs superiores a 30. Esto significa que si hubiéramos empleado datos antropométricos o visuales, hubiéramos clasificado erróneamente a un gran número de individuos.

Aunque las dietas basadas en somatotipos podrían considerar la fisiología subyacentes mejor que la alternativa (la misma dieta para todos), ciertamente presenta carencias. Afortunadamente, quizás nos encontramos en el inicio de algunos de los mayores avances en lo que respecta a la comprensión de la individualización dietética.

Investigadores de la Universidad de Stanford presentaron un reanálisis de los datos procedentes del estudio “A to Z”, que había demostrado que sucedía un aumento dramático en la pérdida de peso al hacer corresponder a los individuos con dietas basadas en marcadores genéticos simples.

Originalmente el estudio “A to Z” había sido diseñado simplemente como una comparación en el curso de un año de la efectividad de la dieta Atkins (muy baja en carbohidratos), la dieta de la Zona (40% carbohidratos, 30% proteína, 30% grasa), la dieta Ornish (grasa muy baja) y la dieta Learn (un programa de cambio de hábitos de vida).

Como en cualquier estudio dietético razonable, los investigadores obtuvieron aleatoriamente 311 mujeres premenopáusicas y las sometieron a una de las cuatro dietas registrando sus resultados durante un período de 12 meses.

Al concluir el estudio, la pérdida de peso fue la siguiente:

  • Atkins: -4.7 kg (95% intervalo de confianza: -6.3 a -3.1 kg)
  • Zona: -1.6 kg (-2.8 a -0.4 kg)
  • LEARN: -2.6 kg (-3.8 a -1.3 kg)
  • Ornish: -2.2 kg (-3.6 a -0.8 kg)

Si los investigadores se hubieran detenido aquí, concluiríamos que la dieta Atkins es la mejor para perder peso, porque es lo sugieren los datos.

Por fortuna, los investigadores recogieron muestras de DNA de 101 de estas mujeres. Se ejecutaron pruebas sobre estas muestras y los investigadores fueron capaces de identificas 3 genotipos diferentes:

  1. Un genotipo receptivo a las dietas bajas en carbohidratos (LCG, n=61)
  2. Un genotipo receptivo a las dietas bajas en grasas (LFG, n=35)
  3. Un genotipo receptivo a una dieta equilibrada (BDG, n=5)

Al reanalizarse los datos bajo el prisma de la bio-individualidad, emergió un cuadro muy diferente.

p749

Nelson MD, Prabhakar P, Kondragunta V, Kornman KS, Gardner C. Genetic Phenotypes Predict Weight Loss Success: The Right Diet Does Matter. (Oral Presentation #4). Presented at the American Heart Association’s Joint Conference – 50th Cardiovascular Disease Epidemiology and Prevention and Nutrition, Physical Activity and Metabolism – 2010, March 2-5, 2010, San Francisco, CA. Disponible online aquí.

p750Al clasificar según la adecuación al genotipo, los individuos correctamente emparejados perdieron 2-3 veces más peso que los individuos sometidos a las condiciones dietéticas equivocadas.

En otras palabras, cuando un individuo que estaba genéticamente predispuesto a un metabolismo deficiente de los carbohidratos fue sometido a la dieta Atkins (que es baja en carbohidratos), perdió mucho peso. Un resultado similar fue evidenciado cuando los individuos con un fuerte metabolismo de los carbohidratos siguieron la dieta Ornish, perdieron mucho peso.

Sin embargo, cuando un individuo con predisposición genética favorable hacia el metabolismo de los carbohidratos siguió la dieta Atkins, los resultados fueron predeciblemente pobres; lo mismo sucedía cuando individuos con un metabolismo deficiente de los carbohidratos seguían la dieta Ornish.

De nuevo, una sólida evidencia de que haciendo corresponder la dieta con el trasfondo bioquímico del individuo, puede obtenerse una pérdida de peso demostrablemente superior.

Individualización en el mundo real

Aunque este tipo de investigaciones resultan excitantes, aún estamos lejos de tener un acceso fácil y económico a las pruebas genéticas precisas.

También se necesita más investigación para verificar si la división de la población en 60% de genotipos bajos en carbohidratos, 35% de genotipos altos en carbohidratos y 5% de genotipos equilibrados, es válida para la población en conjunto o fue única en este estudio.

Pese a todo, los resultados apoyan definitivamente la idea de estratificar a la gente en diferentes estilos de dieta. En el momento presente, nadie puede decir con seguridad si esta división corresponde a 3, 4, 6 o incluso 12 tipos metabólicos diferentes; sin embargo, está claro que no todos somos iguales.

Por supuesto, identificar al estilo de dieta es sólo parte de la batalla, convencer a la gente de cambiar sus hábitos dietarios es otro reto diferente.

Test metabólico

Comentarios de Platón: El siguiente test puede resultar útil para ayudar a determinar nuestro tipo metabólico (que se fundaría parcialmente en el genotipo) y los patrones alimentarios generales óptimos para nuestras características bioquímicas. Responde a cada una de las preguntas y después consulta los resultados.

Resultados del test:

  • Intolerante a los carbohidratos: De acuerdo a tus respuestas, te conviene una dieta alta tanto en proteínas como en grasas, con pequeñas cantidades de carbohidratos. Actualmente no gozas de la mejor tolerancia hacia las comidas basadas en carbohidratos. Por ello, deberías considerar basar el grueso de tu ingesta de carbohidratos en verduras y vegetales, con pequeñas cantidades procedentes de bayas, frutos secos y quizás lácteos (dependiendo de tu tolerancia). Dado un total calórico apropiado, tu cuerpo tiende a funcionar mejor con un reparto calórico de 20-30% carbohidratos, 30-40% proteína y 30-50% grasas. Al ingerir frutas o granos integrales es posible que mejores tu composición corporal y tu salud si limitas su ingesta al período inmediatamente posterior al entrenamiento, al menos hasta que tu condición mejore.
  • Equilibrado o mixto: De acuerdo a tus respuestas, te conviene una dieta mixta. Dado un total calórico apropiado, tu cuerpo funciona mejor con un 35-40% de carbohidratos, 25-30% proteína y 25-35% grasas. Debido a tu tolerancia moderada hacia los carbohidratos, es mejor que consumas el grueso de los mismos a base de verduras y vegetales, legumbres y cantidades razonables de frutas y bayas. Sería prudente si limitas los cereales y carbohidratos almidonados a pequeñas cantidades en el desayuno, y a cantidades algo mayores tras el entrenamiento.
  • Tolerante a los carbohidratos: De acuerdo a tus respuestas, te conviene una dieta alta en carbohidratos con cantidades menores de grasa y proteína. Dado un total calórico apropiado, tu cuerpo tiende a funcionar mejor con un reparto de 50-65% carbohidratos, 15-20% proteína y 20-25% grasa. Puedes incluir pequeñas cantidades de carbohidratos con la mayoría de las comidas, destacando frutas, bayas, cereales y vegetales almidonados mínimamente procesados, y verduras en general. Procura evitar porciones demasiado grandes de grasa o proteína en las comidas, pues es posible que dificulten tu digestión.

Traducido, adaptado y programado para Fisiomorfosis.com por José E. "Platón"
Fuente


Publicado: 1 año 2 meses antes por FedeR_X98 #262770
Avatar de FedeR_X98
Intolerante a los carbohidratos
Publicado: 4 años 6 meses antes por desmoyo #152642
Avatar de desmoyo
Equilibrado o mixto me sale a mi
Publicado: 4 años 6 meses antes por Maverick #152620
Avatar de Maverick
Si eres equilibrado o mixto, el porcentaje de ch puede expandirse hasta el 45%
Ej: 30+45+25 (pr,ch,gr)
Publicado: 5 años 7 meses antes por Ne0x #43034
Avatar de Ne0x
Muy bueno el artículo!

Me sale tolerante, no me viene de nuevas, siempre me artado de ch y sin problemas. Ahora lo que hago es ciclo los ch's. Altos los días de entreno, y moderados los días de descanso (con el correspondiente aumento de grasas que ello supone.
Publicado: 5 años 7 meses antes por tiger #42591
Avatar de tiger
Me pasa lo mismo, es cosa del antivirus.

Developed in conjunction with Ext-Joom.com