Menu
A+ A A-

Superando una lesión

  • Escrito por Pablo Mendoza

He visto el vídeo de mi lesión cientos de veces a día de hoy, y cada vez que la veo, mi mente intenta deshacer los hechos sucedidos ese día 26 de Enero de 2014. Lo recuerdo todo claramente, el desayuno, el trayecto hacia la Expo, pensando “a pesar de que mi cuerpo esté agotado, lo daré todo” (recuerda este punto para más tarde). Recuerdo ver a todos los levantadores y fans emocionados. Yo sobre todo recuerdo estar feliz.

Las cosas no iban a mi favor ese día, o en realidad, ni en muchos días posteriores, pero eso es parte de la vida. La vida ni te patea cuando estas abajo ni te levanta. La vida ocurre. Y basta. Lo que hagas con estas circunstancias depende totalmente de ti, la voluntad con la que enfrentas esos problemas, y más aún, la voluntad de aceptar que casi en cualquier circunstancia, las decisiones que TÚ tomas afectan a tu vida. No me voy a ir por la tangente, pero es uno de esos “si no te gusta tu trabajo, cámbialo” tipos de mentalidad de los que estoy hablando. Te puedes revolcar en la autocompasión, o puedes ser proactivo e informarte, trabajar para contactar con todas y cada una de las personas que te pueda guiar en los pasos a dar, para no solo salir de la lesión, sino volver siendo mejor que antes.

f760

Ahora, antes de que algún imbécil diga que no se puede salir de todas las lesiones, hay ciertos pasos que puedes dar para asegurarte, no importa lo menor o traumática que sea la lesión, de que vuelves lo mejor que puedes. Voy a enumerar una serie de ideas que me han ayudado, y también compartiré algunos errores. Espero que entiendas que no soy perfecto, y que mi recuperación está lejos de terminarse, pero he ganado gran cantidad de conocimiento que creo que una persona que se enfrenta a una lesión debería saber.

ACEPTA TU NUEVA REALIDAD

No estoy hablando de moratones y golpes, hablo de lesión graves, cuando eso sucede, va a pasar un gran periodo de adaptación a como se siente, se mueve el cuerpo, y también a como piensas de ti mismo. Recuerdo los seis día siguientes a la lesión, levantándome del sueño inducido por la morfina pensando “Ha sido una horrible pesadilla”, he intentar mover la piernas y recordar que la pesadilla era real. Continué intentado deshacer lo que ya estaba hecho. Lo seguía repitiendo en la cabeza una y otra vez, pero me daba cuenta de que tenía que aceptar mi nueva realidad. Cuando lo hice y paré de intentar de deshacer cosas, mi enfoque y concentración aumentó. Deje de pensar en lo que pudo pasar, para pensar en lo puede venir. Gané motivación para salir de la cama del hospital. Quería comenzar con la terapia física. Quería ser proactivo y hacer todo lo que pudiese ayudarme. Ya no era el hombre que era antes del accidente, y tenía que estar bien con ello.

RODÉATE DE CARIÑO

Digo esto y suena a cliché, y quizá un poco débil, pero enfrentarse a una lesión solo, es extremadamente cercano a ser imposible, que solo agravara las cosas si no buscas ayuda. Me enorgullecía de mi independencia, ser “un hombre”, ser fuerte. Pero en esta temporada tras el accidente, ya no era ni independiente ni fuerte. Mi sentido de la virilidad fue desafiado porque era débil, incapaz de hacer mi rutina diaria, y necesitaba ayuda para salir de la cama, usar el baño, para ducharme.

Nunca entenderías lo mucho que significa simplemente tener a alguien, recibir una llamada, escuchar de alguien que está pensado en ti. Todas estas cosas parecen insignificantes, pero te prometo que son inconmensurables, y podría decir necesarias para garantizar una adecuada y completa recuperación. Quiero decir, que tu mente puede ser el patio de juego del demonio cuando estas lesionado, pero tener personar que solidifique tu identidad como personas y no solo como atleta, podrá ser la base sobre la que reconstruir tu autoestima, y eventualmente, los aspectos físicos de la recuperación. Nunca tengas miedo de buscar a la gente, e incluso, cuando la gente se ofrece a hablar, escuchar, comer contigo, llorar contigo…déjalos que lo hagan. Está bien ser vulnerable. He aprendido mucho cuando he derrumbado el escudo exterior y simplemente he dejado sentir el dolor, la alegría, el amor, y la completa gama de emociones, en lugar de ser el levantador con cara de piedra que internet conoce. En mis momentos más débiles, he visto cuanto se me ama por lo que soy, y no por lo que hago. Esto es profundamente importante para salir del infierno.

f761

DATE TIEMPO

Me río de mí mismo porque nunca me lo doy, desde mi lesión, dejé esta idea irse al garete. He dado el 100% en todas las formas físicas posibles, he tomado péptidos, anabolizantes, vitaminas, minerales, e incluso en un momento consulté con un chamán para tratar de acelerar mi recuperación. Pero la realidad es que, no importa cuanto lo deseara, pero eso no haría que se recuperasen más rápido las fibras. Ni los tendones y ligamentos se harían más fuertes porque yo lo deseara. Hay factores biológicos que simplemente llevan su tiempo.

Recuerdo a los médicos diciendo que no podría volver a caminar en 6-10 meses, y yo tome eso como mi muleta para decir “haré esto es esta fecha, y lo otro en esta otra fecha”. Estos tiempo no estaban basados en ningún conocimiento ni entendimiento de la gravedad de mi lesión, estaba basado en mi mentalidad como atleta de que “nada puede pararme, que le jodan a las limitaciones”. En muchas formas hubiese sido mejor dejar a mi cuerpo descansar y dejar a mi mente desconectar durante más tiempo para afrontar lo que de verdad estaba pasando, en lugar de preocuparme sobre lo que un montón de gilipollas anónimos pensaban sobre mi “tenacidad”.

Regresé, y en 10 meses alcance un total de 1928 lbs, WOW! Eso me dio muchos “Likes” y “Eres el hombre” en los post. ¿Pero sabes qué? Tan “inspirador” como eso pudiese haber sido, eran 319 libras menos que mi mejor total. ¿Qué hubiese ocurrido si hubiese esperado 5-6 meses más? ¿Qué hubiese ocurrido si hubiera hecho todo lo que me dijeron los médicos que hiciera?¿Y si en vez de centrarme solo en ser capaz de hacer sentadilla, banca y peso muerto, me hubiese centrado en ser capaz de caminar 200ft de una vez sin tener que sentarme porque las piernas me dolían horrores? ¿Y si hubiese dejado de intentar impresionar a completos extraños, y me centrase en impresionar a mi hijo enseñándole que la fuerza propia vale más que la fuerza en la plataforma? Date un tiempo. La plataforma lleva mucho tiempo allí. Te esperará.

ACEPTA QUE SERÁS DÉBIL

Recuerdo al comienzo de la terapia física y el fisioterapeuta poner un disco de 10 libras por lado en la prensa. Antes de comenzar le dije: “Por lo menos ponga 45 libras” y después de un tiempo discutiendo con él y tras casi salir de la sesión, acepté seguir sus instrucciones. Tan pronto como realicé 4 repeticiones, estaba agradecido de haber cedido. Mi pierna no funcionaba como lo había hecho antes. Aunque tenía “Fuerza de empuje” no tenía capacidad de empujar cuando el pie se encontraba en posiciones extrañas, y mis estabilizadores eran prácticamente inexistentes. Recuerdo cargarme 400 libras en sentadillas y moverme como si tuviese convulsiones, pero realicé la sentadilla igualmente. La cuestión es que el cuerpo no se recupera a la misma velocidad. Mis piernas crecían rápidamente, y era capaz de mover un montón de peso, pero en línea recta. Fuera de esa línea, era increíblemente débil. En lugar de parar y darme cuenta de lo peligroso que era, no solo para mi cuerpo, sino para la gente que me “espoteaba” cada vez que levantaba el peso, debería haber dedicado mucho más tiempo a los accesorios, GPP y ROM, para reconstruir la rodilla con éxito y confianza.

CUANDO LLEGUEN LOS BUENOS RESULTADOS… PARA

Este es otro punto en que fallo una y otra vez. Me podría establecer metas para mí mismo como:

“Hoy, quiero hacer 3 repeticiones con 135 libras”

Después en mi cabeza pensaba “Bueno, pues si puedo hacer eso, ¿por qué no hacerlas con 185?”. ¿Quién demonios soy para pararme en 185? ¡200!, y la mayoría de las veces lo hacía sin mayores incidentes. Llegue a la meta, e incluso más. Otras veces me excedía, y la rodilla se hinchaba, se endurecía, y me impedía levantar en las dos próximas sesiones. Así que no juegues al plazo corto bueno y al largo genial. Establece metas pequeñas, y graduales que te permitan avanzar, pero de forma segura. La tortuga y la liebre…

POR ÚLTIMO, DISFRUTA DEL DESCANSO

Durante la mayor parte de los último 17 años (y definitivamente los últimos 15) he estado poniendo mi cuerpo a un nivel agotador. He pasado por encima de muchos compañeros de gimnasio y he continuado. Escuela, amigos, familia… que les den a todos, yo tenía el gimnasio.

Eso suena bien en un clip de YouTube, y en muchos casos, es la triste realidad que tendrás que afrontar para ser el mejor. Tendrás que ser egoísta y dañino para aquellos que se preocupan por ti. Pero en este momento, en esta época en que tu cuerpo está roto por cualquier razón que sea, escucha. Deja que tu cuerpo te guíe. Descansa. No toqué ni un peso durante 3,5 meses para volver y hacer una banca de 600 libras. Una meta que he estado persiguiendo durante años. ¿Fue por el descanso? ¿Fue comer lo que quisiera durante el descanso? Diría que fueron los margaritas y enchiladas dobles que me encantan pero que raramente disfrutaba por estar “Peleando con los pesos”. Hay una parte de mí que mira mi carrera de powerlifter, y sabe que estoy bendecido por los logros que conseguido, pero hay otro lado de la moneda, veo aspectos de mi vida - VIDA - que me he perdido persiguiendo los pesos.

No intento disuadirte de luchar duro y de ser un cabrón cuando estas bajo la barra, pero hazme caso: La vida es preciosa, y hasta cierto punto, la gloria se desvanece. No importa cuán alto vueles, en algún momento, siempre llegara la caída. Es el camino que construyas cuando estés subiendo el que te guiara en bajada. Si eres como yo, yo era una bola de demolición. No me preocupaba por nadie, salvo por mí. He dañado a mucha gente en mi vida, pero cuando lo he necesitado, he visto que en vez de ser capaz de disfrutar de las relaciones que he construido durante el camino, he tenido que rehacerme a mí mismo y reconstruir puentes a lo largo del camino.

Este artículo puede no conectar con muchos de vosotros, y muchos pensareis que estoy siendo un blandito, pero en realidad, la rodilla rota solo era una expresión de las partes rotas que era yo por dentro. Por lo que comprende que la mente cura al cuerpo, y el cuerpo cura a la mente. Tómate un tiempo, disfruta del camino, aprende de las lecciones que la lesión tiene que ofrecerte, y entiende qué en cualquier caso, puedes volver más fuerte.

Traducción y adaptación para Fisiomorfosis.com por Horus
Fuente


Publicado: 1 año 6 meses antes por AleGon #228891
Avatar de AleGon
Gracias por el artículo.
Publicado: 1 año 6 meses antes por JoseMax #228711
Avatar de JoseMax
que bonito gracias por subirlo amigo.
Publicado: 1 año 7 meses antes por Aziz #227183
Avatar de Aziz
Gran artículo. Me siento muy identificado ya que ambos pensábamos de la misma manera, preocupándonos únicamente por uno mismo y cuando "desaparece" el gym (ya sea por una lesión o cualquier otra circunstacia) ves el daño que has causado a tu alrededor.
Publicado: 1 año 7 meses antes por Horus #227177
Avatar de Horus
Gracias a ambos. La verdad es que me gustó el artículo porque creo que mucha de la filosofía que expresa la podemos aplicar incluso gente que no estamos lesionados.
Publicado: 1 año 7 meses antes por Hopper #227156
Avatar de Hopper
Contenido oculto para usuarios invitados. Por favor, inicie su sesión para poder verlo.

Developed in conjunction with Ext-Joom.com